divendres, 29 d’abril de 2011

1º de Mayo por el empleo, los derechos sociales y por las pensiones publicas



Este Primero de Mayo de 2011 tiene lugar en un contexto especialmente agudo de luchas sociales en nuestro país y en el mundo.

Los gestores del neoliberalismo, que es la versión contemporánea del capitalismo, han decidido utilizar la crisis del sistema capitalista para intensificar la explotación de los trabajadores y pueblos del mundo entero. Tratan de recuperar la tasa de ganancia a costa del recorte de las retribuciones salariales, el retroceso de las conquistas sociales y la limitación de la democracia.

En España, el número de parados y paradas está en el borde de los 5 millones, de acuerdo con los datos de la última Encuesta de Población Activa. Mientras, el gran capital, con la complicidad del Gobierno (gestada en la reunión de Rodríguez Zapatero con los grandes empresarios, aunque su Ministro de Trabajo haga protesta de “boquilla” y se adopten medidas insignificantes) , se atreve a hacer públicas medidas que, hasta no hace mucho, hubieran sido consideradas como inimaginables y ocultadas a la opinión pública. Así, Telefónica, anuncia el despido de 6.000 trabajadores mientras obtiene los beneficios más altos de su historia y retribuye a sus directivos con más de 450 millones de euros de compensación extraordinaria. Y se trata sólo de un ejemplo.

La llamada reforma laboral ha abaratado el despido y, lejos de facilitar la contratación indefinida, la ha convertido en una excepción que no supera el 9% del total de los contratos.

La reforma del sistema público de pensiones constituye un ataque sin precedentes al salario indirecto de los trabajadores y tiene como finalidad abrir camino a los fondos privados de pensiones y garantizar los recursos necesarios para hacer frente a la deuda externa de la Banca española, generada esencialmente en el proceso de especulación inmobiliaria.

Con ese mismo objetivo se pone a disposición del capital financiero para su gestión la mitad del ahorro del país, mediante la privatización de las Cajas de Ahorro.

No hay ni una sola medida de las tomadas por el Gobierno Zapatero/Rubalcaba, con la excusa de combatir la crisis, que no vaya directa o indirectamente en beneficio de la banca, cuya situación de endeudamiento constituye una auténtica obsesión para el Ejecutivo del PSOE y en cuyo favor está dispuesto a sacrificar el empleo, los servicios sociales, las pensiones y la inversión pública.

Además, la proyectada reforma de la negociación colectiva pretende liquidar el sindicalismo combativo y de clase, desproteger a los trabajadores y hacer retroceder, incluso, los limitados contenidos de democracia social y económica de la Constitución española.

Ya hay la suficiente experiencia para constatar que las medidas que se están adoptando frente a la crisis, impulsadas por la Comisión Europea y el FMI, y exigidas por los gobiernos neoliberales de los países centrales de la UE, están fracasando y generan un alto coste para los trabajadores y trabajadoras, tanto por cuenta ajena como autónomos, y para la gran mayoría de la ciudadanía. Se reconoce sin rubor que son los mercados los que mandan sobre la voluntad popular. Mercados que, aunque se quiere ocultar, tienen nombre y apellidos: son los dueños de los grandes bancos y de las grandes empresas, los gestores de los fondos especulativos.

Pero las gentes que vivimos de nuestro trabajo o estamos en paro no aceptamos esta situación como si fuera un castigo divino. Que paguemos la crisis quienes no la hemos creado no es una necesidad, sino la mejor conveniencia de los mismos que la generaron y que han obtenido escandalosos beneficios con ella.

Nos rebelamos frente a esa conveniencia injusta y explotadora.

Nos rebelamos frente a las políticas de derechas del Gobierno del PSOE y nos rebelamos frente a la derecha económica y política (bien representada por el PP y los partidos nacionalistas de derechas) porque coinciden en lo fundamental: sacrificios para el mundo del trabajo y beneficios para el mundo del capital.

IZQUIERDA UNIDA mantiene frente a la crisis una posición coherente y combativa. Fuimos los primeros en plantear una Huelga General frente a las medidas del Gobierno y seguimos defendiendo un amplio paquete de medidas para abrir una salida social a la crisis, centrado en la creación de empleo y en el impulso de la economía productiva.

Planteamos con firmeza nuestra posición en el Parlamento, a través de propuestas legislativas, y en la calle mediante la convocatoria de actos y movilizaciones. Nos pronunciamos resueltamente frente a la reforma de las pensiones, independientemente del acuerdo al que hayan podido llegar los sindicatos, de la misma forma que nos comprometemos con los sindicatos en el éxito de la Iniciativa Legislativa Popular para derrotar la reforma laboral impuesta por el Gobierno.

IZQUIERDA UNIDA se mantiene firmemente con la gente de izquierda, con los trabajadores y trabajadoras.

Veintidós días después de este Primero de Mayo van a tener lugar elecciones municipales y autonómicas. Participar en las movilizaciones convocadas el día de la Fiesta Internacional de los Trabajadores es hoy más necesario que nunca, votar en las próximas elecciones para lograr Ayuntamientos y CC.AA. que sean auténticos baluartes frente a la derecha y a las políticas de derechas es la mejor garantía para lograr una salida social de la crisis.

POR EL EMPLEO
POR LOS DERECHOS SOCIALES Y SINDICALES
EN DEFENSA DE LAS PENSIONES PÚBLICAS

¡VIVA EL 1º DE MAYO!

dimarts, 26 d’abril de 2011

25 años de Izquierda Unida



25 años para una organización no es demasiado. Izquierda Unida es una organización joven y todavía tiene que dar lo mejor de sí... pero si observamos el aspecto que tenían Gerardo Iglesias y Julio Anguita por aquellas fechas nos daremos cuenta de que 25 años, en nuestra biografía, no pasan en balde. Este es también el valor de pertenecer a una organización basada en ideales suficientemente compartidos: que a pesar de los muchos momentos en que nos hemos equivocado en algún u otro sentido, y en los otros tantos en los que lo personal se ha antepuesto a lo colectivo, cada arruga y cada cana aparecida en estos 25 años me reafirman en la necesidad de una organización de las izquierdas que mantenga, reivindique y continúe ese hilo rojo de la historia sin el cual las luchas ciudadanas y obreras podrían parecer meros accidentes reivindicativos, al margen de la gran narrativa emancipadora.
Ante la ofensiva sin precedentes del capital que ha acompañado esta última crisis la ciudadanía se está defendiendo, organizando y autoconvocando, de mil y una maneras. Ha quedado desbordado el ámbito de actuación de las organizaciones que hasta ahora venían ocupando en gran medida el escenario de la reivindicación y surgen nuevas iniciativas y propuestas. En cierto sentido, eso es tambiénDempeus per la Salut Pública, organización a la que me siento especialmente orgullosa de pertenecer. Pero ninguna actividad puede ser excluyente, y los hombres y mujeres de Izquierda Unida están también presentes en todo lo que se construya desde la defensa de los derechos y las izquierdas, aportando sus propios argumentos y experiencia. Parafraseando con licencia a Karl Marx yFriedrich Engels, podríamos afirmar que las personas de Izquierda Unida sólo se diferencian --si acaso-- del resto de personas que se mueven y luchan por su entrega y su constancia, y porque "mantienen siempre el interés del movimiento enfocado en su conjunto." Quizás sea oportuno al respecto recordar por qué --más allá de la contingencia electoral-- se creó Izquierda Unida.
Según nos recuerdan en esta web de la juventud comunista de El Ejido su objetivo era “ofrecer a los ciudadanos una alternativa de libertad, justicia, progreso, eficacia y bienestar”, ante “la actitud centrista del Gobierno del PSOE en lo económico y su derechización en todo lo referente a la política exterior y de defensa”, y entre sus compromisos fundacionales se encontraba la “salida de España de la OTAN”, la “plena desmilitarización de las fuerzas públicas y cuerpos de Seguridad del estado”, la cooperación pacífica con todos los pueblos de la tierra y solidaridad con el Tercer Mundo (...) Además, exigían “garantía de mantenimiento de las pensiones” y defendían una “política de conservación y mejora medioambiental para detener el preocupante deterioro ecológico de muchas áreas de España”.
Creo que el programa fundacional sigue siendo de gran actualidad... y me alegra que con el tiempo esas fotos sepias de la época, tan llenas de hombres (y sólo hombres), muestren por otro lado, y de forma tan evidente, la caducidad de un machismo del que no se libraban las izquierdas y que transmitía también otros valores nada positivos, que convendría desterrar por siempre jamás (aunque cuesta hacerlo y reconocerlo... ¡vaya si cuesta!). Pero la verdad es queIzquierda Unida en estos 25 años ha sabido incorporar valores feministas, como también ha luchado por defender conquistas sociales fundamentales.
Si de alguna cosa del Parlamento español me he sentido especialmente orgullosa en estos dos últimos dos años, ha sido la defensa que Gaspar Llamazares ha hecho de la sanidad pública. En el acto de presentación del libro "La izquierda frente a la privatización de la sanidad" Llamazares se quejaba de lo difícil que era, con las escasas fuerzas parlamentarias, poder dar abasto a todos los frentes (¡y se refería solamente a la sanidad...!). Pues de tod@s nosotr@s (y por tanto también de Izquierda Unida) depende que las cosas empiecen a cambiar...
Enhorabuena pues, a Izquierda Unida en sus 25 años. Desde Esquerra Unida i Alternativa me reclamo Izquierda Unida (y no les voy a contar ahora lo de la naranja y los gajos que en otro contexto supo explicar Gregorio López Raimundo) pero bueno, por ahí va.
Una tarea importante ahora es también que se reconozca con valentía la pluralidad de las izquierdas en Izquierda Unida y fuera de ella, y consigamos llegar a este punto de inflexión en la democracia en el que se empiece a arrinconar este bipartidismo empobrecedor, caduco y sobre todo, tan fiel servidor de los intereses de Wall Street y los lobbies de Bruselas.... Que ya es hora de demostrar que hay otra manera de entender la política, la economía, las relaciones sociales entre personas y con el planeta... y que hay otra manera de estar en el mundo mejor, mucho mejor, con vida y trabajo para los desahuciados de los mercados, con menos desigualdad social y una convivencia más fraterna.
Y para las personas que estén este fin de semana en Madrid, una muestra de lo que digo la pueden ya tener el próximo sábado en la Plaza de las Vistillas:

Entrada destacada

SER COMUNISTA AVUI:

Algunes persones de bona fe em comenten però tu perquè ets comunista,   Doncs aquí faig algunes reflexions de com jo entenc l'...