dissabte, 4 de juny de 2011

Más de 40 activistas del Estado español participarán en la Segunda Flotilla de la Libertad , entre ellos Willy Meyer y J.Josep Nuet de IU


Más de 40 activistas del Estado español participarán en la Segunda Flotilla de la LibertadAl contingente se sumarán personas representativas de los ámbitos político, cultural y social, además de periodistas de los principales medios de comunicación nacionales, con lo que la delegación española superará las 60 personas

Más de 40 activistas de nacionalidad española procedentes de diferentes comunidades autónomas participarán en la Segunda Flotilla de la Libertad, que partirá a finales de este mes de junio con el objetivo de romper y poner fin al bloqueo israelí a la Franja de Gaza. Manuel Tapial y Laura Arau, que participaron en la primera Flotilla de la Libertad, también embarcarán en esta ocasión como miembros de la iniciativa Rumbo a Gaza.

Junto a estos activistas viajarán también personas representativas de los ámbitos político, cultural y social como el eurodiputado Willy Meyer o el ex senador Joan Josep Nuet (la totalidad de nombres será dada a conocer en próximas fechas) y periodistas de los principales medios de comunicación españoles. En total, la delegación que Rumbo a Gaza aporta a la Segunda Flotilla de la Libertad supera las 60 personas, siendo una de las más numerosas a nivel europeo.


La mayoría de los y las activistas viajarán en el barco que Rumbo a Gaza aporta a la Segunda Flotilla de la Libertad, que supera en navíos y en participantes a su antecesora. Precisamente, en estos días se cumple el primer aniversario del abordaje del Estado de Israel a aquella expedición: el 31 de mayo de 2011, el Ejército israelí asesinó en aguas internacionales a nueve activistas, hirió a más de 50 y secuestró al resto de las 750 personas que formaban el convoy.

Se trata de 40 activistas que suponen una representación fidedigna de la pluralidad de la sociedad española, tanto a nivel de territorios –hay personas de, entre otras comunidades autónomas, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco– como por edad, profesión, procedencia social, etc.

Las personas que componen la delegación española han sido seleccionadas de acuerdo a un riguroso protocolo en el que se ha valorado su experiencia en cooperación internacional y movimientos sociales, su conocimiento de Oriente Medio y de la situación de Palestina y su capacidad de trabajo en equipo.

En Rumbo a Gaza tenemos el absoluto convencimiento que los más de 40 hombres y mujeres seleccionadas constituyen un equipo de una inmensa valía, unido por la determinación de romper y poner fin al bloqueo ilegal al que el Estado de Israel somete desde hace más de cinco años al millón y medio de personas que vive en la Franja de Gaza.

dimecres, 1 de juny de 2011

Pepinos: riesgos para muchos, beneficios para pocos


La ‘crisis de los pepinos’ o mejor dicho el brote de E. Coli que afecta al norte de Europa, es una buena ensalada donde se mezclan alarmas, angustias y mensajes de confianza. A la espera de respuestas definitivas sobre sus orígenes, y ahora que tenemos a los pepinos absueltos, me parece imprescindible abrir algunas reflexiones sobre el sistema alimentario global por el que hemos optado en los países desarrollados (y que se ha impuesto a los países del Sur empobrecido).

El sistema en cuestión ha sido diseñado para producir algo parecido a alimentos, a costes muy bajos, tanto económicos, sociales como ecológicos; pero que puedan producir altos beneficios a quienes se dedican a su comercialización. Los alimentos, lejos de considerarlos como una necesidad y un derecho, se entienden como una mercancía sin más. El caso de los pepinos es un buen ejemplo: los esfuerzos para cultivar, regar y cosechar un pepino, representarán para el agricultor o agricultora 0’17 euros por kilo vendido. La población consumidora pagará 1’63 euros por kilo. Es decir, un incremento superior al 800%.

Mercancías con este margen son verdaderos diamantes que recorren el mundo siempre en una misma dirección, la dirección centrípeta: desde las regiones productoras a las poblaciones con más poder adquisitivo. Y pepinos, piñas o panga hacen entonces viajes muy largos, en temporada alta y con muchas ciudades que visitar. Las administraciones ante este mercado, no se plantean revisar el modelo, sino que optan por asegurar y aumentar los controles alimentarios. Pero por muchas medidas que se puedan tomar, y como hemos visto también con las dioxinas, gripe porcina o vacas locas, las crisis alimentarias son insalvables, y las acabamos pagando la población consumidora (que puede enfermar) y la productora (que puede perderlo todo).

Las dimensiones del problema también las hemos de tener en cuenta. Una partida de alimentos industrializados afectada de algún problema de salubridad son miles y miles de unidades contaminantes, aumentando mucho la dispersión y alcance del brote o epidemia.

Por último en Alemania, donde se ha podido percibir cierta descoordinación entre sus autoridades, han obrado tajantemente bajo el principio de precaución, impidiendo el consumo del pepino y otras hortalizas… por lo que pudiera ocurrir. El mismo principio que en cambio siempre queda relegado en otros riesgos alimentarios no agudos pero si a largo plazo, como por ejemplo el consumo de alimentos transgénicos o las nuevas prácticas de nanotecnología. Pareciera que las multinacionales que controlan el sistema alimentario tienen lazos muy estrechos con las autoridades sanitarias que a ellas sí les permiten campar, acampar y cultivar a sus anchas.

A partir de estas reflexiones y otras que se podrían añadir, parece lógico proponer que las medidas políticas en agricultura y alimentación se dirigieran más a revisar el modelo en sí mismo. No podemos resolver estas crisis con más puntos de control, con más tecnología; es un camino equivocado y sin salida. Sin embargo, como dice la Dra. Marta Rivera «la Soberanía Alimentaria, que apuesta por la relocalización de los sistemas agroalimentarios y por modelos de producción campesinos, podría (además de alimentar a toda la población) incrementar también la seguridad alimentaria. Por un lado, los alimentos serían adecuados al contexto cultural, por otro lado, la agricultura campesina, desde el enfoque de la agroecología, favorecería la producción de alimentos sin tóxicos, disminuyendo el riesgo de consumir alimentos contaminados y socialmente justos. Así mismo, el acortamiento de la cadena alimentaria y la reducción del número de intermediarios y transformaciones sufridas por los alimentos disminuyen los puntos críticos en los que los alimentos pudieran ser contaminados».

Y los beneficios quedarían en manos campesinas. Las alarmas sólo servirían para despertarles por la mañana, si el gallo se olvidara de cantar.

Gustavo Duch. Autor de LO QUE HAY QUE TRAGAR. Coordinador de la revista SOBERANÍA ALIMENTARIA, BIODIVERSIDAD Y CULTURAS.

diumenge, 29 de maig de 2011

ICV-EUiA aposta per articular “majories progressistes” als ajuntaments que plantin cara a la dreta


ICV-EUiA aposta per articular “majories progressistes” als ajuntaments que plantin cara a la dreta
Miralles adverteix que la coalició respondrà de “manera clara” a les retallades, vinguin de Madrid, de la Generalitat o dels consistoris amb majories de dretes

L’endemà de les eleccions, el coordinador general d’EUiA, Jordi Miralles, ha marcat el full de ruta de la coalició consistent en “respondre de manera clara” a les retallades que es facin, ja sigui des de Madrid, del govern de la Generalitat o dels ajuntaments on governi la dreta. En aquest sentit, Miralles ha dit que ICV-EUiA té la voluntat de “sumar majories progressistes a Catalunya” i també ha advertit que la coalició serà “ferma” a l’hora d’evitar que la dreta més extrema tingui representació en aquells consistoris on depengui d’ICV-EUiA.

Jordi Miralles ha afirmat, també, que la coalició està satisfeta amb els resultats electorals ja que demostra que “s’han fet els deures” i “s’ha estat a l’alçada de les propostes, dels continguts i per seguir donant resposta a la situació de crisi actual”. Finalment, el coordinador general d’EUiA ha dit que el vot i la confiança dipositada en la coalició representa el “compromís en el sentit de poder desenvolupar unes polítiques més d’esquerres i més ecològiques”.

De la seva banda, el secretari general d’ICV, Joan Herrera, ha dit que els vots de la coalició serviran per articular alternatives a la dreta i que hi ha una predisposició a fer majories d’esquerres que plantin cara a les retallades. “Serem partit de lluita i de govern”, ha dit Herrera que ha remarcat que ICV-EUiA té “projecte, horitzó i estratègia” però que s’ha “d’obrir a la societat per construir alternatives i que ho volem fer amb molta de la gent que s’ha mobilitzat darrerament”. Herrera també ha fet referència als resultats arreu de l’estat espanyol i ha dit que “el PSOE ha estat el factor clau de la descapitalització de l’esquerra”.

Finalment, el cap de llista per Barcelona, Ricard Gomà, ha desitjat que el PSC no caigui en l’error de fer un govern sociovergent i ha garantit que ICV-EUiA no ho farà i aspira a ser la palanca per tirar endavant polítiques socials i transformadores de la ciutat i frenar la dreta. Gomà ha destacat que, “en un moment que la mobilització social obre noves dinàmiques i de davallada generalitzada de les esquerres, ICV-EUiA és l’única força d’esquerres que creix” i que això “ens fa estar forts”. L’alcaldable ha dit que la coalició farà una oposició “nítida i contundent” i intentarà enfortir les complicitats amb els teixits socials.

Entrada destacada

SER COMUNISTA AVUI:

Algunes persones de bona fe em comenten però tu perquè ets comunista,   Doncs aquí faig algunes reflexions de com jo entenc l'...